Nuestro pueblo, un año más, celebró de forma multitudinaria los diversos actos acontecidos en Semana Santa.

Las procesiones del Santo Entierro de Cristo -el Viernes Santo- y la del Resucitado -el domingo- marcan la evocación de los misterios cristianos en Almarza.
 

 

Las hogueras iluminan el itinerario de la primera. Tres pasos, los del "Ecce Homo", el "Cristo Yaciente" y "María Doliente", son trasladados desde la parroquia de Santa Lucía hasta la Ermita de la Soledad.

 

El domingo, hombres y mujeres salen en procesiones distintas. Los unos con el Cristo resucitado, y ellas con la imagen de la Virgen. Ambos confluyen en el "beso de los estandartes", donde la mujer que más ha apostado en la subasta previa tiene el honor de retirar el luto de la Virgen. Finalmente, se subastan los banzos para meter a la Virgen en la iglesia de "Santa Lucía".