PAISAJES Y COSTUMBRES DE ALMARZA

 

Allá donde anida la garza de García
por el tiempo de la matanza
se divisa, recortada en lontananza,
la Sierra de Montes Claros todavía.


No ladran perros pastores por San Martín
se fueron al “Extremo Duero” con el morueco,
la sierra quedó sola y callada sin sus ecos
esperando a San Juan y la vuelta del mastín.


Las ovejas en los trigos,
el pastor en la picota
ofreciendo la bota
sentado con sus amigos. (de Ana Carmona, 1977).


Lumbres de Lumbrerillas
pocas, tenues y mortecinas
por donde entre sus encinas
pastan y vagan las cabrillas.


Fuente clara de Mortero,
pájaro de mal agüero,
a pie de la carretera
bebe la arévaca viajera.


Parajes de San Andrés y de Almarza,
de grandes habitantes, de reyes y de pajes
dónde los lápices pintan solos, en la zarza,
sus amplios, profundos y agrestes paisajes.


Pinos silvestres, robles y hayas
bellas en la Póveda y allá donde las haya,
Acebales pretos de Garagüeta,
en Gallinero, ¡quien fuese cometa!


Setas de los pinares,
níscalos y miguelones,
de cardo en las dehesas,
¡Cuánto gustan de esas!


Liebres, conejos y perdices,
venados, corzos y “jabalises”,
Puerto y pasos de Oncala,
donde la paloma bate brava sus alas.


Torre de la Iglesia y Mora de la Fuente.
En Cuatro Vientos, abajo y lejos,
suenan murmullos en el Parque de los Viejos,
Camerana de Logroño y bajada de la gente.


Olmo globoso de la plaza,
de tiempos de Carlos III,
corro parlante de mozos y mozas
echando a suertes el cordero.


Sábados, días de comercio y mercado,
vino tinto de Tierra Aragón y venta de ganado,
carros madrugadores con llanta de Los Rábanos,
comprábamos y donde podíamos almorzábamos .


Arca antigua del día de Reyes
Que vienes y vas a hombros
Con dulzaineros y gaiteros
llena de amistad y leyes.


Procesión de noche de Viernes Santo,
altas hogueras de biércoles chisporroteando
pasos andando y cánticos rezando,
mientras abajo el Tera corre con llanto.


Virgen de Santos Nuevos, alegres campanas,
peregrinos , viejas cruces de madera, ya canas,
parada en el montón de piedras de la dehesa comunal
comidas alegres y familiares, ¡fiesta ancestral!


Casas y huertas de Barrio Suso
cercanas a los prados del río Tera
que otrora alegres siempre eran
hoy casi vacías y sin apenas uso.


Fábrica de Harinas, tardes de cangrejos y molienda,
El Molino y la Cacera con truchas y agua a raudales,
Ermita de la Soledad hecha a costa de caudales,
donde parte, hacia Santos Nuevos, la soriana senda.


Pozo del barranco, las “Piñuelas”, Ojo de mar,
tardes de chapuzón y sol tras la chopera,
mar verde de los prados del río Tera,
los Rozos, la Palangana, ¡allí me quisiera bañar!


Cuesta abajo del Cantón,
antaño paso de puntas de merinas
por donde ahora circulan las berlinas
que distraen al gran mirón.


Tardes en el juego pelota del frontón,
raquetas y hasta veintiuna,
falta que suena, trinquete, casi no hay solución,
¡ya no hay que fallar ninguna!


Ambientes de noches de verano,
en Tera, con verbena y zurracapote,
donde los pueblos bailan de la mano
sin que nada ni nadie les agote.


Cementerio, camino a Soria, donde algún día
reposaremos junto a familiares y amigos
siempre grata y cercana compañía,
gentes de Almarza, ¡con cariño os lo digo!

Francisco Javier Carmona García - CHESCO -Albacete, diciembre 2015